Propuestas al Encuentro Sindical en Defensa de los Derechos Laborales, por la democracia sindical.

23 y 24 de enero 2004.

l  Ante el Enfrentamiento de pandillas la Construcción de la Organización democrática desde la base de los trabajadores.

l  Movilización por la defensa de las jubilaciones, no al IVA y contra el charrismo sindical.

l  Por un congreso nacional de Trabajadores al Servicio del Estado y empleados Públicos.

Finalmente gracias a la movilización se pospone la pretensión gubernamental de eliminar el régimen de jubilaciones y de imponer nuevos impuestos a las prestaciones, alimentos y medicamentos. Hoy la crisis del régimen corporativo abre un nuevo periodo de lucha por refundar el sindicalismo democrático y de clase. Hoy los empleados públicos tenemos la posibilidad de remontar la ofensiva de que hemos sido objeto en las dos últimas décadas.

La decisión de un congreso extraordinario de prolongar a 9 años la dirigencia de Joel Ayala al frente de la FSTSE, a espaldas de cerca de 2 millones de trabajadores es un acto ilegitimo e ilegal. Los trabajadores al servicio del estado son ajenos a los conflictos de las cúpulas sindicales que se disputan el control de las organizaciones, las cuotas y el patrimonio sindical de los empleados públicos.

Debido al control espurio de los sindicatos, los trabajadores vivimos un profundo retroceso de las condiciones laborales y de vida. La represión a la libre participación sindical ha degradado el servicio publico, abatido los salarios, precarizado el empleo, se han secuestrado los fondos de pensiones y de vivienda y corrompido las relaciones laborales en las instituciones del estado.

Hoy una secretaria tiene un salario menor a los 3 500 pesos, los tabuladores y las plazas se han comprimido hacia la baja, mientras que la estructura de mandos medios y superiores se ha incrementado escandalosamente con salarios superiores a los 200 mil pesos. La carrera de servicio civil de carrera y el escalafón son letra muerta. Las jubilaciones, las prestaciones sociales y los servicios médicos se han deteriorado con la complicidad de los charros sindicales.

Se anticipo el congreso de Marzo de manera amañada e ilegal. La nueva reforma estatutaria para perpetuar el control de FSTSE por la camarilla que encabeza Joel Ayala es ilegal, ya que se debió convocar a un congreso con ese objetivo expreso y la realización de congresos en cada organización afiliada para definir desde las bases el análisis de la gestión, la rendición de cuentas sindicales y los cambios organizativos que la Federación requiere. Rafael Ochoa y Elba Esther Gordillo son iguales que Ayala. El conflicto al igual que hace 3 años, expresa un Pleito de pandillas de los charros sindicales, delincuentes que han sido protegidos por los funcionarios del gobierno, para reprimir y perseguir al movimiento democrático que desde hace mas de 25 años se desarrolla al interior de los sindicatos de los trabajadores al servicio del estado.

El ilegal congreso, se da en un contexto de represión y antidemocracia, existen secciones de sindicatos como el SNTE con la imposición de representaciones o sin que se haya expedido la convocatoria para la elección de comités ejecutivos. En otros sindicatos se han realizado reelecciones de lideres espurios, mediante ilegales congresos o asambleas como recientemente sucedió en el sindicato del poder judicial del D.F.

Desde hace mas de 25 años se inicio un movimiento de los trabajadores al servicio del estado al interior de sus sindicatos por democratizar la vida interna y erradicar la corrupción y la suplantación de sus intereses laborales y sociales, como una vía para el mejoramiento de las condiciones de vida y de trabajo, para el desarrollo profesional y el mejoramiento de los servicios públicos. Los esfuerzos y luchas han enfrentado la represión física y laboral por parte de los charros sindicales.

El movimiento democrático tiene una gran responsabilidad ante los trabajadores y el país para revalorar el servicio publico y fortalecer las instituciones que deben asegurar tanto los derechos sociales de los mexicanos, como desarrollar adecuado de las funciones que el gobierno debe cumplir para el desarrollo económico y social de nuestro país.

Hoy los trabajadores, tenemos la importante tarea de impulsar las acciones para dignificar el trabajo en las instituciones publicas, combatiendo la corrupción y participando activamente en la definición de las tareas que el estado tiene para resolver los grande problemas nacionales. Ante lo cual venimos construyendo una convergencia de las organizaciones y movimientos democratizadores para la defensa del los derechos laborales, el mejoramiento y fortalecimiento del ISSSTE, la descongelación y regularización de las plazas, el funcionamiento del escalafón y el mejoramiento de los salarios y las jubilaciones. Esta en trámite la auditoria al ISSSTE y al IMSS en la Cámara de Diputados.

Desde el mes de mayo estamos en campaña por la defensa de las jubilaciones y en contra de la privatización de la seguridad social. Por el respeto a los derechos laborales, sociales y políticos.

Llamamos a la formación de comités de base en cada organización sindical para la defensa de los derechos sociales y por la democracia sindical. Llamamos a realizar asambleas y reuniones para aprobar el plan de acción para el mejoramiento laboral y económico, la dignificación del servicio publico, contra la corrupción y por la democracia sindical. En cada Centro se debe resolver a) la permanencia o no en la FSTSE, B) Las acciones jurídicas contra los dirigentes que actúan a espaldas y en contra de las organización de los trabajadores. (demanda en el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje y demanda penal por malversación de fondos).

Tenemos considerado la realización de foros en contra de la privatización de las pensiones y la realización a fines de enero de un encuentro de empleados públicos con el fin de diseñar las estrategias y las nuevas formas de organización democrática ante el secuestro de nuestros sindicatos por los charros delincuentes que hoy se disputan el control.

En distintas organizaciones se discute la necesidad de convocar a un congreso nacional democrático de la FSTSE y en su caso analizar la construcción de nuevos sindicatos y de una nueva federación o agrupación independiente del gobierno y de los partidos.

El charrísimo sindical ha desarrollado su poder gracias al apoyo del gobierno que ha otorgado impunidad en el gangsterismo desarrollado por las cúpulas sindicales para mantener el control de los trabajadores y hacer de las relaciones laborales un negocio para beneficio personal y de los grupos que operan como verdaderas mafias.

El gobierno debe retirar el apoyo a estos gansters que se dicen dirigentes sindicales, se debe acabar con la impunidad, el uso de golpeadores y maniobras legaloides para lucrar con los derechos de los trabajadores.

DEMANDAMOS QUE LOS FUNCIONARIOS ASUMAN EL COMPROMISO DE FOX Y DE LOPEZ OBRADOR DE RESPETAR LA LIBRE PARTICIPACIÓN Y ORGANIZACIÓN DE LOS TRABAJADORES Y DEJEN DE RESPALDAR A LOS LIDERES CHARROS.

Los lideres sindicales no deben seguir tomando decisiones a espaldas de los trabajadores. Son las bases sindicales quienes en asambleas sindicales, en convenciones y congresos deben decidir el futuro de su organización sindical y reclamar la rendición de cuentas. Hoy ante la ilegalidad e ilegitimidad que priva en la FSTSE, estamos llamando a los trabajadores a levantarse contra las pandillas que se han adueñado de nuestra organización, e iniciar las acciones legales y políticas para erradicar la corrupción y el gangsterismo en los sindicatos. El charrísimo sindical ha desarrollado su poder gracias al apoyo del gobierno.

La confluencia del movimiento democrático de la CNTE y la Alianza de trabajadores de la salud y empleados públicos, constituye un paso muy importante en la refundación del sindicalismo, que impulse la revaloración del trabajo y trascender al sindicalismo gremial y economisista para construir un sindicalismo de clase, que vincule los intereses laborales con los intereses sociales y económicos de toda la sociedad. Que lucha por el derecho al trabajo, la educación y la cultura y la salud y la seguridad social.