REMONTAR EL FATALISMO Y CONSTRUIR UNA DIRECCION SINDICAL DESDE LA BASE

Análisis del contexto del congreso nacional

I.    Frenar los acuerdos partidarios contra la seguridad social en la Coyuntura preelectoral y crisis política.

La revisión de nuestro contrato colectivo se da un clima marcado por el proceso electoral en medio de una crisis de los partidos y las instituciones de nuestro país. El interés por el voto de los trabajadores puede ser un elemento a favor de nuestro movimiento, sin embargo la pretensión de subordinarlo a favor de un partido o las ilusiones electorales son un factor de confusión para muchos compañeros.

La descomposición de las instituciones expresan el desarrollo de la crisis política y la ingobernabilidad. El comportamiento del poder judicial en la parcialidad en los conflictos políticos con el gobierno del DF., sobre el apoyo a los banqueros (FOBAPROA), el aumento a los impuestos a los empleados públicos y la creciente conflictividad entre el Ejecutivo federal, el congreso, los gobiernos estatales que han paralizado al gobierno y la economía y multiplicando los niveles de violencia entre los grupos de poder en México. La corrupción y la impunidad de los grupos que detentan el poder continúa. Las expectativas de un cambio por la vía electoral han caído, generándose un creciente abstencionismo y disminución de la participación social y ciudadana.

El país se fragmenta de manera creciente, los grupos económicos y políticos, los caciques al igual que los charros viven una atomización y pretenden mantener el control o poder a toda costa. Hoy el poder unipolar y vertical se ha hecho pedazos, los partidos de oposición reproducen los vicios del PRI y se alejan de la clase trabajadora y el pueblo de México.

La izquierda se ha subsumido en la lucha de posiciones (huesos), abandonando las luchas populares. Ante la debilidad del movimiento social de izquierda, promueven amplias alianzas con los patrones o con las camarillas que han saqueado a nuestro país.

La mayoría de los llamados grupos o partidos de izquierda, sacrifican la construcción de una fuerza social revolucionaria desde la clase trabajadora y se empeñan en llamar a los charros y empresarios a dirigir las luchas que nuestro pueblo esta protagonizando en este periodo.

En este panorama es importante que los trabajadores del IMSS como los del sector salud, incidamos en esta coyuntura para avanzar en la extensión del derecho a la salud y la seguridad social, al mismo tiempo que se respeten derechos y se mejoren las condiciones de trabajo y de vida. La democracia e independencia sindical constituyen la condición para lograrlo. En este sentido es muy importante atender el llamado del EZLN y de AMLO para promover compromisos para apoyar el fortalecimiento de la seguridad social, el empleo digno y la democracia sindical.

El anuncio del acuerdo del PRI y PAN para modificar el régimen de pensiones en nuestro país, contrasta con la complicidad del PRD quien presidiendo las comisiones de seguridad social en la cámara de diputados y senadores ha venido armando los cambios en las afores, la ley del IMSS, ISSSTE y los contratos colectivos. Ocultando la información sobre las negociaciones con la banca interesada, los patrones y el gobierno, al mismo tiempo cerrando los espacios de análisis y debate del manejo de los fondos de la seguridad social particularmente de pensiones y vivienda. Ante los acuerdos partidarios para la coyuntura política y electoral será muy importante demandar a la cámara de diputados y de senadores que respondan a la demanda de fortalecer financieramente, técnicamente y socialmente la seguridad social.

II.   Economía basada en el Saqueo del petróleo mexicano, las remesas, trabajo precario y el ahorro laboral.

Hoy los temas principales de la economía son el uso del excedente petrolero, el incremento de los impuestos a los trabajadores y el despojo del ahorro laboral, que en los objetivos del gobierno están dirigidos para asegurar el pago de la deuda publica (interna y externa) e incrementar las fortunas de los grandes capitalista con la franca subordinación del congreso que valida esta política de extensión de la miseria y concentración de la riqueza.

México es un país joven y lleno de riquezas naturales y culturales, el petróleo es un patrimonio que esta explotado para beneficio de los empresarios y particularmente para el sector financiero. Mientras que a PEMEX el estado le retira el 60% por impuestos la bolsa de valores no paga nada de impuestos. El gobierno del cambio ha reinvertido un centavo de los ingresos petroleros para modernizaron y petroquímica, es absurdo que la gasolina sea mas cara que en países no petroleros y que tengamos que importar los derivados del petróleo con un alto costo para la economía del país. Los excedentes petroleros que para este año se estiman en más de 100 mil millones de pesos y bien podrían ser para cubrir una pequeña parte de la deuda que el estado tiene con los fondos de pensiones y vivienda de los trabajadores del IMSS y los asegurados del ISSSTE.

Resulta absurda la decisión del gobierno y los diputados de incrementar los impuestos a los trabajadores para obtener mayores ingresos. Los acuerdos de eliminar el subsidio a los bajos salarios, representa el incremento de 178% al 2 914%, además de gravar las prestaciones. Los mexicanos estamos viviendo la brutal caída de los salarios y la precarización del empleo, trabajo al margen de la constitución y la ley. Hoy tenemos más de 10 millones de trabajadores sin estabilidad en el empleo, sin prestaciones, sin seguridad social y sin organización. Hoy es necesario terminar con la impunidad, la opulencia y los grandes beneficios para los empresarios, se deben gravar las ganancias, la especulación financiera y acabar con los subsidios al sector privado del sector salud, eliminando la deducción de impuestos a los servicios médicos privados. Hoy quien más gana debe pagar mayor impuesto.

El fracaso del modelo económico para el bienestar del pueblo es en contraparte, el éxito de los señores del dinero que como Carlos Slim incrementó su riqueza en un año en más de 10 mil millones de dólares y que decir de las empresas trasnacionales. Lo más lamentable es que las remesas de los mexicanos exiliados por razones económicas salvan a muchos estados y regiones del país y constituyen un amortiguador de la miseria, para este año llegaran a cerca de los 20 mil millones de dólares, suma equivalente a los salarios de más de un millón de empleados del gobierno.

El funcionamiento de la economía y del gobierno depende del usufructo del ahorro laboral. Efectivamente. Actualmente las afores con cerca de 500 mil millones de pesos, manejan como deuda del gobierno el 80%. Es por todos sabido que el estado (ejecutivo, legislativo y judicial) ha manejado a su conveniencia los ingresos y fondos de la seguridad social, lo que ha generado una deuda del estado o Pasivo (como obligación contable) con la clase trabajadora. El ahorro laboral que incluye los millonarios fondos de vivienda y los fondos de jubilaciones, pensiones y prestaciones sociales es producto del esfuerzo de cuando menos dos generaciones y que hoy el gobierno y los diputados están obligados a restituir y consultar los mecanismos de transparencia e inversión publica, castigando a los responsables del desvió y mal manejo.

Sin lugar a dudas que la defensa de la seguridad social, esta señalada con el estricto cumplimiento de la constitución, el empleo digno el castigo a la evasión en el registro y cuotas obrero patronales. El cumplimiento de la obligatoriedad en el aseguramiento representa que más de 25 millones de mexicanos sean protegidos.

III.  La situación en el SNTSS. Simulación, control y desesperación de los charros.

Ante la reactivación de la participación de los trabajadores, el CEN ha iniciado una vergonzosa Jornada de lucha, con una magra participación de la estructura hace el ridículo ante una patronal debilitada pero prepotente.

Las múltiples reuniones, asambleas y foros de trabajadores y delegados democráticos ha obligado a la ?estructura? a moverse para mostrar que están jugando un papel y sobre todo para no ser rebasados. Hoy en ninguna reunión, foro o acto público los charros del IMSS están tranquilos, el cuestionamiento de las bases y de trabajadores de otras agrupaciones sindicales se extiende.

Si bien se ha reactivado el movimiento existe una amplia Inmovilidad de la bases, debido a la Confusión, temor y desencanto. Hoy existe una ofensiva laboral por parte del patrón, con el propósito de recuperar el control de los trabajadores, mediante la represión, la imposición de una reestructuración unilateral y vertical del instituto, y una represión focalizada a secciones, centros de trabajo y selectiva hacia ciertos trabajadores, con el propósito de inmovilizan y fragmentar el movimiento. Las representaciones sindicales no han dado una respuesta clara para los trabajadores y se debilita la cohesión interna sindical, ya debilitada por la traición del CEN. La patronal si bien no logra retomar el control, avanza en sus objetivos de desviar el sentido de la lucha, debilita la credibilidad de las acciones y fragmenta la organización.

No existe una evaluación colectiva que ayude a identificar los problemas y errores del movimiento del año pasado. Se carece de un balance del Frente único de trabajadores, su importancia y los errores que los llevaron a su disolución. Como parte promotora del frente tenemos que reconocer que toleramos el pragmatismo, el sectarismo y el protagonismo de un grupo que se privilegio el control de la coordinación a impulsar el movimiento general, dando por resultado el alejamiento de los trabajadores y la separación de los distintos grupos y movimientos democráticos.

Existe un gran desanimo y cierto fatalismo, en primer lugar por la lógica contestataria del movimiento que reclamaba a Vega Galina que definiera las acciones, ante su traición anticipada muchos piensan que no se puede hacer nada. No se recupera el valor de un gran movimiento que obligo a la dirigencia y a los charros de otros sindicatos a pronunciarse a favor.

Entre los problemas principales organizativos se encuentran. En primer lugar la carencia de un planteamiento político que abordara el problema de la crisis del IMSS, por lo que el discurso ha sido reactivo y fundamentalmente gremial atendiendo los intereses particulares de los trabajadores del IMSS.

Un segundo problema tiene que ver con la ausencia de una política organizativa y la falta de articulación entre la propuesta de la conformación de los comités de Base, la incidencia en las instancias sindicales y asumir acuerdos desde la base sobre los planteamientos y las acciones. El paro nacional, no se resolvió democráticamente, ni en el CEN, ni en las secciones y tampoco en el movimiento democrático. El voluntarismo y la sustitución de acuerdos de las distintas expresiones y la búsqueda de control en el FU la restaron capacidad para convertirse en una dirección real del movimiento.

Un tercer problema fue que ante el pragmatismo y la política reactiva al CEN, después del Congreso nacional de marzo, existió un triunfalismo por un sector del movimiento y una ceguera para integrar una estrategia para la formulación de un programa político para la defensa del CCT, la seguridad social y la Democratización del sindicato, el impulso de la organización desde la base, la generación de iniciativas desde las asambleas por centro de trabajo para debatirlas en los plenos seccionales de delegados y la promoción de la coordinación entre secciones por regiones, particularmente en el valle de México.

La estrategia hacia los derechohabientes y la política de alianzas particularmente en el sector salud constituyen una piedra fundamental para lograr triunfar en esta lucha. Se requiere en la estrategia diseñar una línea de acción de comunicación y hacia los medios.